Búsquedas

jueves, 7 de octubre de 2010

Un mensaje por George Carlin

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios mas altos y temperamentos mas reducidos, carreteras mas anchas y puntos de vista mas estrechos. Gastamos mas pero tenemos menos, compramos mas pero disfrutamos menos. Tenemos casas mas grandes y familias mas chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos mas grados académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, mas expertos pero mas problemas, mejor medicina pero menor bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reimos muy poco, manejamos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados, leemos muy poco, vemos demasiado televisión y oramos muy rara vez.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir. Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos mas pero aprendemos menos. Planeamos mas pero logramos menos. Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Producimos computadoras que pueden procesar mayor informacion y difundirla, pero nos comunicamos cada vez menos y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta, de hombres de gran talla y cortedad de carácter, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero mas divorcios, casas mas lujosas pero hogares rotos. Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moral descartable, acostones de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tu puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas.

Acuérdate de pasar algún tiempo con tus seres queridos porque ellos no estarán aqui siempre.

Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejará de ti.

Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un centavo.

Acuérdate de decir te amo a tu pareja y a tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.

Acuérdate de tomarte de la mano con tu ser querido y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo.

Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus mas preciadas ideas.

Y siempre recuerda:

La vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

George Carlin.

martes, 5 de octubre de 2010

Abundancia, una cuestión de enfoque - Brinda Mair

(Texto de Brinda Mair, tomado del sitio www.canalizandoluz.com)

Hola a todos!!

El no poder conectar con la Abundancia es un tema de muchos. Incluyo aquí preguntas que me formulan sobre el tema y que muestran distintos aspectos de la realidad y una respuesta única. Esto les ayudará a precisar hacia dónde orientar sus pedidos.

Un abrazo de luz

Brinda Mair

----- Original Message -----

Mi querida Brinda!

Se que hay muchas cosas que aún no he resuelto en mi vida y que definitivamente hay algo que estoy haciendo mal para que siga no pudiendo manifestar abundancia. También se que soy la única responsable de mis actos y que la realidad que estoy viviendo es la misma ilusión que yo he creado y también la misma con la que estoy trabajando para cambiar. Puedes ayudarme?

Un abrazo desde el alma y mi cariño,

Ana


Saludos querida Brinda

Estoy trabajando los miedos y las culpabilidades y me estoy dado cuenta de que lo que más me bloquea es el "no merecimiento". ¿Cual es la técnica más adecuada para dejar de castigarme, para dejar de negarme la Abundancia Universal Original?

Es como pretender avanzar en un auto con el freno de mano puesto: el motor está muy acelerado (me duele todo el cuerpo y estoy muy cansada) pero no consigo encarrilar ningún proyecto. Dónde enfoco mis intenciones se me cierran todas las puertas en 3D, ¿qué es lo que estoy haciendo mal? ¿me olvido de algo importante?.......

Necesito un toque desde arriba, no consigo ver en los Espejos nada que me oriente. Tampoco se como "pagar" el regalo de caridad en el mundo. Nadie quiere nada de mí. Cuando me ofrezco para hacer algo me dicen que no hace falta. Algo me dice que las dos cuestiones están relacionadas, que la solución es la misma. También siento que mi cuerpo se resiente y me siento muy cansada.

Tropocientas Gracias recibas del Espíritu

Un amorosísimo abrazo de luz

susana


Queridas amigas del Alma:

No es la falta de capacidad su limitación sino, el enfoque. Recuerda siempre: Para sostener y ayudar a otros hay que poder sostenerse a uno mismo, de lo contrario lo que estamos haciendo es utilizar el Espejo de los Otros para recordarnos lo que debemos hacer hacia nosotros.

Si tengo lástima por la limitación de otros, la tengo hacia mí mismo ¿dónde soy yo ese careciente? No debo tener lástima sino comprensión amplia de la limitación que se debe a los distintos niveles de evolución pero que la Máscara impide ver. Debo asistir a esa persona si es mi voluntad que es la Voluntad de Dios en mí, no creyendo que soy yo el que lo hace sino el Cristo en mí que es el que utiliza mi materia para asistir a otros. Es la segunda venida del Cristo en nosotros. Es el Oficio de Cristos.

Pero, cuando acepté desde mi ego las gracias del otro y no las elevé, simplemente, cancelé la Gracia y generé deuda, aún, ayudando. Eso es lo que muchos no entienden y se preguntan: "¿por qué si yo siempre ayudo a otros manifiesto escasez?" porque lo está haciendo el Ego Espiritual y no el Cristo en mí. La diferencia es el estado de conciencia que me permite discernir hacia donde va la energía del agradecimiento.

Como siempre, para saber hay que estar en equilibrio, si no, simplemente actúo a ciegas y me daré cuenta únicamente cuando dé frutos: "Por los frutos conoceréis el árbol". Tener direccionalidad y claridad de intención: Si mi energía es ambigua los resultados serán iguales.

Cuando nos generamos una deuda lo hacemos seguramente porque quisimos ayudar a alguien -nos decimos- Si el otro no valora lo que hicimos nos sentiremos utilizados que es una forma de no sentirse amado. ¿Di acaso para que me amaran? ¿Acaso no buscamos siempre eso los seres humanos? ¿ser amados? O fue mi Ego/Niño Interior que para evitarse un dolor (un problema) simplemente no puso las cosas en orden para evitarse un rechazo prematuro y es así que dejó seguir adelante las cosas y después simplemente grita: "Me engañaron!! Me traicionaron!!" cuando debería decir "me engañé", "me traicioné", "no supe cuidarme".

El rechazo, el desprecio, es no sentirse amado. El otro me ama porque me necesita. Me vuelvo imprescindible, no me puede dejar porque moriría (actúo como viuda negra) ¿quién moriría? ¿él o yo?

¿Por qué creo que no me merezco ser amado si no doy? Ese es el estigma del proveedor. Se siente amado dando pero en realidad buscar volverse imprescindible porque de esa forma el otro se vuelve parásito y no es capaz de subsistir sin él, al mejor estilo de viuda negra. En ese caso deberemos trabajar el no merecimiento. ¿por qué doy a quien no me valora, busco acaso en el Espejo del otro el castigarme o bien, debemos tener conciencia de si lo hacemos desde nuestro Ego/Niño Interior que se siente culpable por tener o desde nuestro Ego Espiritual que quiere lucirse en su magnanimidad o desde nuestro Cristo que quiere servir sin recibir siquiera las Gracias.

Importante: En ningún caso activar la culpa por el error. Simplemente me perdono porque estoy aprendiendo siempre y rectifico mi conducta. La próxima Oportunidad, Gracia de dioses, actuaré mejor, Amándome para poder así ser claro y amar al otro aún en el no.  Para poder revertir la escasez en Abundancia hay que poder precisar la intención. Es como dispararle con una pelota a un arco en una cancha de fútbol. Hay barreras de energías cuartodimensionales negativas (pensamientos y emociones) que me impiden dar en el blanco. Tengo que generar tácticas y adquirir destrezas para acertar, como un niño que aprende el juego. Como es arriba es abajo.

Debo "descubrir" qué estoy haciendo mal. Si creo que el poder es de mi adversario, de mi adversidad, difícilmente adquiera maestría en el manejo del balón. Así como ocurre en el juego, para que varios jugadores interactúen juntos para obtener el gol requerirá sincronía y oportunidad. El jugador desde su posición limitada por su visión del campo, debe aprender a confiar y a atreverse a soltar el balón aún sin ver si alguien lo recibirá en la posición que presupone que debería haber alguien. Sólo si tuviera visión del campo completo desde una altura mayor vería lo que "desde abajo" no puede ver. Eso mismo nos ocurre en nuestra vida con nuestras intenciones.

El camino en 3D está lleno de barreras cuartodimensionales (4D). Para poder avanzar hacia nuestro objetivo debemos aprender a confiar en nuestra intuición y a no dudar de ella.

Con respecto al segundo caso, Quien no es aceptado es porque tampoco puede aceptar. Es como si ofrecieras un caramelo que a vos te gusta pero que al otro desagrada y no lo quiere y te decís ¿por qué es que no quiere este manjar?

La cuestión está en la decodificación de la 4D. Estás ofreciendo algo que el otro no puede apreciar en el mismo rango de frecuencia de quien lo ofrece y por lo tanto el otro lo rechaza y estás decodificando como no merecimiento, pero no siento que sea así. Simplemente tienes un aprendizaje que superar en el lugar donde vives para luego poder irte a otro lugar, tal vez a ofrecer "tu servicio" en tu mismo rango de frecuencia.

La cuestión está en la inflexibilidad. Eso es lo que te está causando frustración y te afecta el físico. Quieres hacer comer al otro algo que no le gusta en vez de mezclárselo y hacérselo agradable a los ojos del otro, lo haces agradable a los tuyos. Conclusión, el otro lo rechaza. Estás queriendo construir con cosas nuevas en tu lugar. Tal vez sea ese el enfoque equivocado. Toma de tu propio sustrato experiencias y necesidades propias y del lugar en que vives. Eso es lo que tienes que pedir ver. Qué es lo que debes tomar de allí, será la única forma en que vas a ser aceptada. Le estás tratando de "imponer" cosas a otros que sienten no necesitarlas simplemente porque vibran en otra frecuencia. Tu inflexibilidad y tu dolor del cuerpo es no poder cambiar de frecuencia, como una radio que siempre tiene la misma estación. Trabaja la inflexibilidad. Trabaja a nivel muscular. Inclusive si te es posible haz reflexología o acupuntura porque está en tu memoria celular.

Gracias por estar

Brinda
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...